Esto Solo Puede Mejorar

Desarrollo Personal con Raquel Rodríguez

Tag: vitalidad

Vitalidad

¿Qué es la vitalidad? Afrontar la vida con entusiasmo y energía. Hacer las cosas con convicción y dando todo de uno mismo. Vivir la vida como una apasionante aventura, sintiéndose vivo y activo.

  • Para aumentar tu vitalidad: Haz deporte a diario, aunque sea sal a caminar media hora, aunque parezca contradictoria, gastarás energía pero tendrás más energía.
  • Para regular la vitalidad: Busca activarte y desactivarte de manera natural. Por la mañana, haz unos estiramientos, respira profundamente tras abrir la ventana  y muévete al ritmo de una música marchosa mientras te arreglas. Por la noche, pon luces tenues, toma un té o un vaso de leche y haz alguna actividad relajante como escribir o leer.
  • Para bajar el volumen de la vitalidad: No llenes la agenda con tantas actividades que te impidan estar un rato tranquilamente en silencio contigo mismo cada día.

Raquel Rodríguez

Apasionada de la vitalidad

Felicidad: Con un año nuevo por delante.

¡Hola de nuevo! Hoy el tema va sobre la vitalidad, ciertamente hay actividades que te dan energía y otras que te la quitan, igual que las personas…

Me he notado más vital desde que estoy de vacaciones y no es por dormir más. Por fin estoy tomándome el tiempo de hacer cosas que disfruto y fluyo mientras las hago.

En general, tengo la sensación de que cuando algo me gusta, y me siento bien haciéndolo, pasa algo extraño y es que, cuando acabo esa actividad, me siento menos cansada que antes de empezar y supuestamente invierto una energía en llevarla a cabo. Esto me pasa con actividades en las que tengo facilidad y soy buena, pero que además son cosas que me siento motivada a hacer, actividades que me apasionan. Por ejemplo: leer, escribir, hablar con gente o bailar.

En cambio, aquellas cosas que me desmotivan y no me gustan, ya sea aquellas que se me dan mal o las que he aprendido a base de esfuerzo, me restan gran cantidad de energía, y me quedo más cansada de lo normal. Tengo tantos ejemplos  de este tipo de cosas: hacer tareas monótonas, limpiar, ordenar las carpetas del ordenador…etc.

Es como si tu cuerpo te dijese a través de señales sutiles el camino que debes tomar o qué es correcto hacer para ti. A través de la energía yo creo que me dice algo así como: ¡esto si es lo tuyo, hazlo más  a menudo! o bien, ¡no has nacido para esto, líbrate de ello de alguna manera! Es como si me hablase dándome energía, dotándome de alas, en aquello para lo que estoy predestinada y quitándomela, poniéndome un peso sobre la espalda, en esas actividades en las que no voy a llegar ser la mejor ni en un millón de años.

Quizás mi cuerpo, que es muy sabio, sabe lo que es mejor para mí y por eso intenta dar señales que pueda interpretar mi pensamiento. Señales de todo tipo. Por ejemplo, cuando estoy muy estresada,habitualmente, me pongo enferma, como si me dijese: ¡o te paras o te paro! Y cuando tengo que tomar una decisión,me duele el estómago si decido la opción que más pena me da.

El caso es que yo no me paro mucho a escucharle porque no habla mi idioma.  Yo soy más de palabras que de pálpitos, de pros y contras que de sensaciones. Y así me va… ¿Sabes una cosa? A partir de ahora voy a acallar más a mi mente para poder escuchar mejor a mi cuerpo. Seguro que, si se empeña tanto en comunicarse, algo tiene que decir.

¡Que la energía te acompañe!

Raquel Rodríguez

Powered by WordPress & Theme by Anders Norén