Esto Solo Puede Mejorar

Desarrollo Personal con Raquel Rodríguez

Tag: objetivos

Sobre las expectativas

yo3

Este año he pasado el trago amargo de cumplir la edad de Cristo  y todavía no se me ha pasado el susto. 33, ¿Cómo es posible? Nunca pensé llegar a esta edad.

Mis expectativas de vida son mejores que las de Jesús en su día, eso sí, pero mis proyectos y resultados también son menos notables, aún no parece que haya salvado a la humanidad… ni a mi misma. De todas maneras, me gustaría aprovechar esta traumática ocasión para hablar de lo que uno cree que va a ser, hacer, tener… Y de lo que en realidad sucede.

A los tres años era una niña risueña que tenía claras pocas cosas pero las creía de verdad: mi número, el cinco (el más alto que conocía); mi color, el rosa fucsia; mi comida, las chuletitas de palito y grasa; mis aficiones, pintar casas de campo…Y mi propósito, ser princesa y casarme con un príncipe muy majo, mudándome poco después a un castillo muy bonito cerca un bosque con un lago.

Bien, creo que estaba un poco influida por las lecturas y películas que se ofrecen como entretenimiento a esa edad. No obstante, factores ambientales aparte, ¡cuánta flexibilidad he tenido que poner en mis objetivos en estas últimas tres décadas!

La sociedad ya no funciona como antes y eso que se llamaba “sentar cabeza”, “asentarse” o “colocarse” tiene más de ficción que mi supuesto plan de pasearme a caballo, con un traje rosa fucsia de tul, por los jardines de mis condominios.

Si hay algo que esta época hace por nosotros es ayudarnos a dejar ir las expectativas y las ansias de control. Esta es la única manera de vivir en paz, en estos tiempos.

Eso incluye:

1. No esperar que las cosas sean como “deberían” de ser.

2. Confiar que la vida es perfecta tal  y como es (aunque no tienes la más remota idea de dónde, de qué manera, o con quién estarás dentro de un año).

3. Encontrar la posibilidad de crecimiento en las diversas experiencias buenas o malas.

4. Esforzarte en fluir desde el amor y la armonía, en vez de, desde el temor y la rigidez.

En fin, cuatro cositas de nada que se pueden resumir en dos.

Treinta años después, he conseguido saber que puedes tener claro qué quieres pero que el cómo lo pone la vida, me he dado cuenta de que puedes ver el siguiente tramo del camino con nitidez pero no todo el sendero.

Y en una sola cosa, si me apuras.

En mi edad crística predico que cumpliendo con esto, cumples con lo demás: baila con la vida sin contar pasos y déjate llevar.

Raquel Rodríguez

 

 

Carta a los Reyes Magos

carta reyes

¿Qué has pedido a los Reyes Magos este año?

¿Una cuenta corriente gorda y un cuerpo delgado?, ¿salud?, ¿un nuevo amor o un trabajo?

Esperar a que los Reyes obren un milagro y te traigan lo que deseas en una opción, la otra es hacer  algo al respecto por ti mismo.

Lo que diferencia a un sueño de un objetivo es  simplemente tener un plan de acción para hacerlo realidad por tus propios medios.

Si te parece muy complicado, piensa cada día en una pequeña cosa que podrías hacer ese mismo día (para que los Reyes Magos necesiten tener menos magia) y hazla, aunque sea pequeña.

Y no olvides agradecer lo que ya tienes, lo que ya has conseguido el año pasado,  imaginar como será tu vida cuando tengas lo que este año pides y agradecer que lo conseguirás, por adelantado. Ya que no puedes luchar por algo que ni siquiera logras imaginar, ni avanzar mirando solo el camino que falta sin reconocer todo el tramo recorrido.

Y si no lo has hecho aún, no te preocupes por las fechas, toma un papel y escribe tu carta a los Reyes Magos, como cuando eras pequeñ@.

Pero… ya eres mayor, ¡te has hecho grande en todos los sentidos!, así que no esperes que te traigan lo que pides…decide traerlo tú mismo.

¡Sé tu propio Rey o Reina y hazte mag@!

Raquel Rodríguez

Objetivos inteligentes

Comienza octubre y con el final del verano y ”la vuelta al cole” igual te decides a proponerte nuevos objetivos para este curso, actividades que te hagan ilusión, por ejemplo.

Pero…te has preguntado alguna vez ¿Cómo deben ser los objetivos para facilitar su consecución?. Pues uno de los primeros pasos es definirlos bien, para ello deben ser “SMART”, es decir, objetivos inteligentes o espabilados.

  • Específicos (Specific): No vale decir “hacer más deporte en general…” mejor puedes decir “salir a andar media hora los martes y jueves de 7 a 7:30 de la tarde por el parque de al lado de mi casa”.
  • Medibles (Measurable): ¿Puedes medir más deporte?, ¿no es más fácil medir andar media hora los martes y jueves después del trabajo?.
  • Realizables (Achievable): ¿Tienes los recursos necesarios?, en nuestro ejemplo, ¿estás libre en ese horario esos días?,¿tienes un parque cerca?, ¿zapatillas de deporte?…
  • Realistas (Realistic): Decir “voy a correr 2 horas al día” igual es imposible en un comienzo y solamente te llevaría a la frustración y el abandono de tus intenciones positivas.
  • Temporalizado:  En nuestro ejemplo está claro cuando lo harás y lo conseguirás en cuanto empieces. A las 8 del martes ya serás consciente, para bien o para mal, de si lo estás cumpliendo o no.

Bueno, ahora que ya sabes estos tips…¡¡a reformular!!!… y no te quedes en un montón de buenas intenciones 😉

Powered by WordPress & Theme by Anders Norén