Esto Solo Puede Mejorar

Desarrollo Personal con Raquel Rodríguez

Tag: belleza

Bonita imperfección

 

Alyssa Monks

Hoy quiero presentaros la historia de Alyssa Monks y como el duelo cambio su modo de pintar y la llevo a encontrar la belleza en la imperfección. Ella lo cuenta en la siguiente conferencia TED.

¡Haz clic arriba sobre su cuadro para acceder al enlace e inspirarte con su evolución!

Bella

Felicidad: 95 % ensimismada con la belleza del mundo.

Mi bello diario,

Empieza el verano, la operación bikini y los titulares de las revistas diciendo “¡resalta tu belleza este verano!” pero, ¿qué es en realidad la belleza? Parece que la belleza pudiera ser una cuestión de modas. Las tres gracias de Rubens, hoy en día, estarían tan fuera de tendencia como las modelos actuales en la Italia renacentista. Y si Van Gogh, que se suicidó sin vender sus cuadros, levantará la cabeza y viera a cuánto se subasta hoy en día su obra, se volvería a morir, esta vez de un infarto.

Yo creo que la belleza es algo que llega a través de los sentidos. Aunque también se pueda imaginar. Para experimentarlo prueba a cerrar tus ojos y recrear tu paraíso personal, aquel lugar donde estarías genial. Yo veo una playa con palmeras a mi espalda y el mar delante con el sol reflejado en el agua, escucho el sonido de las olas y los pájaros y siento la brisa del mal en la piel y el olor a sal. Esa sensación es belleza.

Así pues, para practicar esto de apreciar lo bello, me planteo disfrutar más de mis sentidos y saborear las cosas bonitas que se crucen en mi camino.

Cada día intentaré fijarme en un sentido en particular. Quizás el lunes elijo poner la atención en la vista y miro las nubes desde el tren; el martes en el oído y escucho llover; el miércoles en el tacto y me doy un masaje al echarme el champú en la cabeza; el jueves en el olfato y huelo el café de la mañana; y el viernes en el gusto y me doy el gusto, valga la redundancia, de comprarme una caja de bombones. Me quedará el fin de semana libre, donde puedo intentar poner todos los sentidos alerta a la vez, cuando experimente contacto con algo que me guste. Por ejemplo, un bebé es algo lindo de ver, con su carita redonda y sus piernas rollizas, ¿y si además me fijará en escuchar su risa contagiosa, acariciar su piel suave y reconocer ese característico olor a colonia Nenuco? Lo apreciaría con más profundidad y desde más ángulos.

Pero no tenemos solo cinco sentidos, no olvidemos el sexto sentido: la intuición. Este sexto sentido capta mucho más de lo que creemos. Funciona con nuestro sistema nervioso, por un lado, analizando toda la información que nos llega (de cuya mayoría no somos conscientes), y por otro lado, sacando conclusiones. La intuición es capaz de identificar la belleza interior. Me explico; ante alguien con sonrisa verdadera, postura de apertura, tono de voz amable, conocido por sus buenas acciones…etc., identificamos que es una persona bonita por dentro.

En conclusión, la belleza, tanto la interior como la exterior, se identifica porque es algo cuya presencia te hace sentir bien.

Y dicho esto, ¡Qué la belleza llene mis cinco sentidos y colme mi intuición!

Raquel Rodríguez

Amando conocer y aprender

10 grados de temperatura. Problema único: cuadrar mi agenda. Felicidad, al 60%

Hola diario,

Aquí estamos de nuevo tú y yo.

Te veo y… ¡hay tanto cosas contarte y tan poco tiempo y espacio! Aprender se aprende toda la vida, aún sin intentarlo. Supongo que lo importante para ello es vivir 365 días al año en vez de 365 veces el mismo día.

He estado en una conferencia de una emprendedora. Alguien que, tras vivir el mismo día unos cuantos años, decidió cambiar su manera de vivir. El emprendimiento nunca me ha interesado  por el riesgo que entraña, y por eso mismo, decidí ir. Y lo cierto es que fue todo un aprendizaje.

Hablaba, mientras se la iluminaban los ojos, de lo importante que es compartir tu pasión o hobby en un modo “legal” de ganar dinero. Lo que había creado esta gran mujer es un consultorio de belleza donde asesoran sobre imagen personal a quienes van, lo explicaba como un lugar donde la gente va y aprende a mirarse al espejo. Describía este momento de encontrarse con  el espejo como algo muy especial. Había encontrado, después de varios años de desmotivación en su trabajo (quejarse y continuar por inercia y miedo al cambio), una manera de ganarse la vida donde encuentra un sentido en lo que hace con su tiempo.

Saqué algunas conclusiones para compartir: primero, cuando dedicas a algo que te entusiasma lo trasmites y puedes ser bueno en ello; segundo, emprender y enamorarse de ganar dinero haciendo lo que te gusta, aunque no se una salida convencional, es bueno, y tercero,  la única manera de volver correcto el pasado es volver correcto el futuro, es decir, que bien está lo que bien acaba.

Son bastantes aprendizajes para una conferencia gratuita…adoro las cosas gratuitas.

Además, después, llegué a casa y me puse delante del espejo, siguiendo un deseo de experimentar ese sentimiento descrito en la conferencia. Estaba ahí, yo y mi reflejo. ¿Qué vi? Pensamientos pasaban por mi mente como nubes por el cielo respecto a mi imagen, algunos de desaprobación “mira esa imperfección” pero otros reconfortantes: “qué bonita sonrisa tengo”, porque si….sonreí al espejo, que me devolvió la sonrisa a mí misma, y entonces, una idea-nube cruzo mi mente-cielo, como un susurro interior y me dijo: “te veo… me veo” y luego me alejé del espejo como si hubiera descubierto algo que siempre había sabido.

La próxima semana me toca el juicio, pensamiento crítico y mentalidad abierta, ahí es nada. El ejercicio es tener en cuenta pros y contras antes de tomar una decisión. Tomar decisiones es un tema que siempre me ha dado mucho que pensar…para mal. Pero esta vez, lo tengo claro, va a ser distinto, porque esto solo puede mejorar.

Quiero que esta primavera haga conmigo lo que hace con los almendros.

Ayudarme a florecer.

Raquel Rodríguez

 

Powered by WordPress & Theme by Anders Norén